Terapias que ofrecemos

Ofrecemos terapia en Salamanca y online

Infanto - juvenil

La vida está sometida a cambios constantes, pero el periodo en el que más cambios a nivel de desarrollo se producen son la primera infancia y la adolescencia. Se trata de momentos muy sensibles en los que cada factor que rodea a la persona influyen en su crecimiento personal y su forma de enfrentarse al mundo en el futuro.

De la atención y educación que recibimos en los primeros años de nuestra vida dependen cuestiones tan importantes como nuestra estructura de personalidad, autoestima, autoconcepto y un sinfín de aspectos que conforman a las personas. Al igual que nos preparamos para la llegada de un bebé a la familia también debemos estar preparados para la transición a la adolescencia.

Ambas son etapas complejas y esto se ve reflejado en la cantidad de dificultades que pueden atravesar los niños y jóvenes.

Los problemas emocionales en niños y jóvenes se pueden presentar en forma de rabieta, conductas disruptivas, cambios en el estado de ánimo y el rendimiento escolar, aislamiento o dificultades sociales, problemas relacionados con la alimentación o el sueño e incluso dolencias físicas sin causa aparente. Muchos de estos problemas se pueden resolver si se tienen las herramientas y conocimientos adecuados para su manejo y no conviene esperar a que se conviertan en un problema mayor para ser atendidos.

Adultos

La edad adulta puede ser la etapa más duradera de la vida y a lo largo de esta se atraviesan circunstancias muy variadas con independencia de si estamos preparados para ellas o no. La psicología del adulto se encarga de tratar los procesos mentales, emocionales y las conductas que causen malestar en estas personas. Los problemas que pueden afectar a los adultos son muy distintos, como trastornos de ansiedad, del estado de ánimo o de la conducta alimentaria, problemas de autoestima, de adicciones, relaciones sociales y de pareja, fobias, preocupaciones obsesivas y dependencia emocional, entre otros.

Tercera Edad

La tercera edad es una etapa muy desatendida, asociada principalmente a la pérdida o deterioro de las facultades mentales y a las enfermedades físicas, siendo muchas de estas consecuencia de esta falta de atención.

La vejez es un periodo que puede ser muy largo en la vida de una persona y debemos procurar el mayor bienestar para nuestros mayores. Algunos de los problemas que enfrentan las personas de la tercera edad son la soledad, la depresión, el sentimiento de abandono, la pérdida de relaciones sociales, el deterioro cognitivo y pérdida de memoria, pero muchos de estos pueden ser aplacados o frenar su avance si se diagnostican de forma temprana y son atendidos de manera individualizada por medio de psicoterapia o programas de estimulación cognitiva diseñados concretamente para ellos.

Mediación familiar

En la actualidad las estructuras familiares son muy diversas, pero todas tienen en común que la vida de sus miembros depende de la dinámica familiar, así como de la relación y comunicación entre ellos.

Con frecuencia encontramos niños o adolescentes que presentan dificultades derivadas de la dinámica familiar. En estos casos, es adecuado recurrir a un servicio de mediación o atención familiar si la convivencia se convierte en un problema, la comunicación es ineficaz y en situaciones de divorcios o separaciones conflictivas. Es recomendable acudir a un profesional en caso de dificultades originadas en el ámbito familiar que no pueden ser gestionadas por los propios miembros.

Psicología perinatal

La psicología perinatal se encarga de la prevención, acompañamiento y atención de la salud mental de una mujer y su familia desde el momento en que se plantean la concepción de un hijo, con independencia del método o el éxito de la misma, hasta el puerperio.

Existen tantas circunstancias para traer o no un bebé al mundo como familias. La atención en psicología perinatal se centra en cuidar de todas ellas a lo largo de las distintas etapas que abarca la perinatalidad: dificultades en la concepción, problemas de fertilidad, reproducción asistida, atención a madres solteras, duelo perinatal, preparación al parto y al posparto, asesoramiento y acompañamiento en la lactancia.

En el momento en que un niño nace la atención se centra fundamentalmente en éste, pero resulta de gran importancia también para el niño que su madre reciba los cuidados necesarios en unos momentos que pueden ser maravillosos pero que también pueden estar repletos de sentimientos contradictorios como alegría, culpa, tristeza o cansancio, entre otros.

Mediante la prevención y atención de la salud mental de una mujer y su familia a lo largo de este proceso se facilitará la creación de un vínculo de apego sano entre un bebé y su madre, lo cual es fundamental para el desarrollo de su estructura mental.

Sexualidad y pareja

La terapia de pareja está dirigida a identificar y tratar los conflictos que pueden surgir en una relación amorosa. Es recomendable acudir a terapia de pareja cuando la relación comienza a deteriorarse y no se encuentra una solución, pero ambas partes quieren intentar superarlo.

Es importante tener en cuenta que la separación es una opción, pero previamente es posible que un profesional oriente a la pareja, reconduciendo el rumbo de la relación.

Los principales motivos por los que se acude a terapia de pareja son problemas de comunicación, discusiones recurrentes, discrepancias en la crianza de los hijos, hábitos o ritmos de vida que desgastan, el exceso de trabajo, infidelidad y dificultades sexuales.

En cuanto a la terapia sexual, consiste en el conjunto de estrategias y técnicas que tienen como objetivo la evaluación y tratamiento de las disfunciones sexuales, ya sean dentro de una pareja o que afectan a una persona en particular.

Para el tratamiento de las disfunciones sexuales es preciso llevar a cabo una rigurosa evaluación para identificar las causas y descartar un origen fisiológico. Con frecuencia las disfunciones sexuales tienen una base psicológica y son el resultado de procesos mentales o emocionales que necesitan atención. Es decir, son el síntoma de otros problemas y mediante el tratamiento de estos últimos pueden solucionarse. Cualquier persona puede presentar disfunciones sexuales, con independencia de su edad, sexo, género u orientación sexual. Pueden surgir de pronto o aparecer de forma gradual y verse afectadas por factores externos. Las más frecuentes son la pérdida de deseo sexual, disfunción erectil, eyaculación precoz, anorgasmia, dolor y miedo o aversión a las relaciones sexuales.

Ansiedad y estado de ánimo

La ansiedad y la depresión son dos palabras que están en boca de todos pero que cuesta diferenciar y comprender. Pues bien, para aclararlo es importante entender que ponerse nervioso, asustarse e incluso tener grandes miedos así como cambios del estado de ánimo son situaciones normales. No obstante, si estos cambios de humor, miedos y preocupaciones traen como consecuencia otras dificultades, resultan incapacitantes o son muy persistentes necesitan atención psicológica.

Si bien todos estos sentimientos son normales, no es conveniente esperar a que sean un gran problema para aprender a gestionarlos. Mediante la prevención y la identificación temprana podemos ponerles solución y evitar así el desarrollo de un trastorno mayor en el futuro.

En ocasiones la ansiedad se manifiesta de forma ambigua o por medio de somatizaciones, es decir síntomas físicos sin razón aparente. Además, la ansiedad puede ser difícil de identificar y, en otros casos, pueden dar lugar a sentimientos de angustia, cansancio, cambios de humor, irritabilidad, miedo o incluso bloqueos. En cualquier caso, los problemas de ansiedad o derivados del estado de ánimo se pueden tratar y resolver. Si no tienes claro lo que te pasa ponte en manos de profesionales para descartar cualquier posible trastorno.

Autoestima

Se habla mucho de autoestima y de cómo mejorarla, pero no es tan sencillo como seguir una serie de pasos como si de una receta se tratase. La autoestima se forma como resultado de muchos factores que se presentan desde que nacemos y se va consolidando conforme vivimos y nos creamos un concepto de nosotros mismos y de nosotros en interacción con el mundo y los demás. 

Comúnmente los problemas de autoestima se reconocen como inseguridades, pero estas no siempre se manifiestan de la misma manera, pasando a veces desapercibidas aunque generando dificultades en algún aspecto de nuestra vida. 

El problema no es tener inseguridades, sino entender de dónde vienen y cómo nos afectan para poder así resolver los problemas que derivan de ellas. 

Adicciones

El uso y abuso de sustancias y otro tipo de adicciones es un problema creciente en la sociedad actual, condicionado por el fácil acceso, los estímulos del entorno, dificultades en la gestión emocional y determinadas dinámicas familiares. Las adicciones suponen un gran problema que puede cursar con un inicio precoz y afectar tanto al usuario como a su entorno. Algunas de las más frecuentes son la adicción al alcohol, drogas de distinto tipo, el juego y las apuestas, las redes sociales y nuevas tecnologías, conductas de compra compulsiva y algunos comportamientos sexuales.

Alimentación e imagen corporal

Si bien la alimentación es una necesidad básica para el ser humano también se ha convertido en un foco de conflicto para muchas personas. Cada vez más se alude a la alimentación en términos de estética e imagen corporal en lugar de en términos de salud y nutrición. ¿Conoces a alguien que no haya hecho una dieta de algún tipo? ¿O a alguien que no le preocupe su imagen?

Definitivamente la alimentación y la imagen corporal son temas que están a la orden del día, pero ¿qué pasa si la cuidamos o descuidamos en exceso?¿Qué sucede cuando esta preocupación ocupa gran parte de nuestra vida? Sin darnos cuenta podemos desarrollar trastornos relacionados con la imagen corporal y las conductas alimentarias. 

Estamos frente a un problema que puede tener un inicio muy temprano y llegar a mantenerse durante años si no se trata de forma conveniente.

Trastornos del sueño

Las alteraciones del sueño afectan tanto a la cantidad como a la calidad de éste. En ocasiones, estos problemas vienen derivados de situaciones que vivimos a lo largo del día y cuyas consecuencias enfrentamos durante la noche y afectan a nuestro descanso y posterior desempeño en el día a día. También pueden tener una causa orgánica o simplemente surgir como resultado de nuestros hábitos. En cualquiera de los casos las alteraciones del sueño pueden ocasionar otras dificultades tanto físicas como mentales y precisan una adecuada atención.

Orientación educativa y acoso escolar

La etapa escolar es un periodo muy largo en la vida de los niños y jóvenes que está llena de cambios y vivencias tanto positivas como negativas que condicionarán su futuro desarrollo personal y profesional. Es nuestra labor como adultos guiarlos y ofrecerles un medio seguro en el que conocer y reforzar sus potencialidades, así como ayudarles a enfrentar las dificultades. Nuestro objetivo es que adquieran la autonomía y capacidad de toma de decisiones que les permita ser jóvenes sanos y adultos seguros de sí mismos. 

Habilidades sociales

Las personas vivimos en sociedad y es por ello que de nuestras destrezas sociales puede depender nuestro éxito en otras áreas de la vida, como por ejemplo hacer amigos, conseguir un trabajo o iniciar una relación de pareja, así como mantener todas ellas. No todos tenemos que ser igualmente extrovertidos, pero esto debería ser una cuestión personal y no la única opción por falta de habilidades sociales o inseguridades. 

¿Te cuesta iniciar conversaciones?¿Te sientes incapaz de hablar en público, de exponer un trabajo en clase o de proponer un plan para hacer el fin de semana y con frecuencia experimentas miedo a hacer el ridículo? Si sientes que esto es un problema para ti, tienes que saber que con el asesoramiento y apoyo de un profesional es posible reforzar tus habilidades sociales y sentirte más seguro en tu día a día.

Duelo

En la vida atravesamos duelos constantemente. Cualquier cambio, por menor que sea, implica un duelo posterior por la pérdida de la situación previa. En ocasiones la pérdida nos provoca un dolor tan grande que el duelo no se lleva a cabo adecuadamente y podemos necesitar ayuda para transitarlo, lo que no implica evitar sentimientos de tristeza o desesperanza ni recomponernos en el menor tiempo posible. Nos referimos al duelo cuando hablamos de la pérdida de un ser querido, pero también lo hacemos ante una ruptura sentimental, un proceso migratorio o la pérdida de las posibilidades o expectativas que teníamos para nuestro futuro. 

Problemas laborales

¿Trabajamos para vivir o vivimos para trabajar? El trabajo es uno de los principales focos de conflicto para las personas en la actualidad. Pasamos más tiempo en el lugar de trabajo o pensando en él del que dedicamos a nuestra familia, amigos u ocio personal. En ello radica la importancia de una buena salud laboral, pues es la falta de ella lo que en ocasiones determina dificultades en las otras áreas de nuestra vida, pudiendo provocar malestar y afectar al estado de ánimo, la confianza, la satisfacción con uno mismo e incluso la vida familiar.

Otros

Puedes no identificarte con ninguna de las anteriores descripciones y, sin embargo, no encontrarte bien o estar pasando por un momento vital complicado. En ocasiones no hay un nombre para lo que nos pasa ni es necesario ponérselo, pero no por ello es menos importante atenderlo. 

Sea cual sea tu situación, estamos aquí para ayudarte.