Preguntas frecuentes en psicología
(FAQs)

La psicoterapia es un tratamiento que consiste en la aplicación de conocimientos y técnicas específicas por parte de un profesional especialista en salud mental con el objetivo de provocar cambios en los pensamientos, emociones y conductas que pueden resultar problemáticas para una persona en particular.

La cantidad y frecuencia de las sesiones dependerá de varios factores. Principalmente, de la problemática que presenta el paciente y de su evolución.

En base a la evaluación que el profesional lleve a cabo, hará una recomendación sobre el plan de tratamiento que estime apropiado, pero el paciente siempre es quien finalmente decide en función de su nivel de compromiso con la terapia, de la disponibilidad que tenga u otras circunstancias personales.

Que la psicoterapia sea efectiva no depende de la modalidad. La pandemia nos ha demostrado que la terapia online puede alcanzar los mismos resultados que la presencial, además ofrece otra serie de facilidades para los usuarios, como por ejemplo no tener que desplazarse, mayor flexibilidad horaria, mayor anonimato, se puede realizar desde cualquier dispositivo y permite mantener el contacto con tu terapeuta desde cualquier parte del mundo, lo cual es ideal para personas que viajan por trabajo y no pueden seguir un tratamiento presencial, entre otras circunstancias.

Si te preocupa que la situación pueda resultar fría o impersonal no tiene por qué. Tu terapeuta se encargará de que eso no sea así y de que la atención que recibas sea cercana y de la mejor calidad humana y profesional.

No solo puede ayudarte sino que es uno de los principales motivos de consulta. No siempre sabemos identificar lo que nos pasa ni tiene por qué tener un nombre. Es precisamente en esto en lo que podemos ayudarte, en tratar de identificar qué es lo que hace que no te encuentres bien y tratar de solucionarlo. 

Para ello es fundamental una rigurosa evaluación. Posteriormente tu terapeuta te indicará si tu malestar guarda relación o no con alguna cuestión emocional o de salud mental y te hará una recomendación en consecuencia.

Es como cualquier otra primera vez. El primer día es normal sentir nervios, miedo, vergüenza o incluso desconfianza, pero esos sentimientos desaparecen rápido. Tu terapeuta se encargará de que así sea. 

La primera sesión por lo general es una toma de contacto. En ella se resolverán dudas, se evaluará el motivo de consulta y, por supuesto, comenzaremos a intervenir sobre ello.

Es un error común pensar que “se entra en la consulta triste y se sale contento”, pues es un proceso progresivo y dependiendo de lo que se trabaje en la sesión se puede salir de la consulta con muy diversas sensaciones: alivio, esperanza, alegría, etc. Aunque en otras ocasiones se puede experimentar rabia, confusión o incluso cierta tristeza. Tranquilo, esto es normal, pues al fin y al cabo trabajamos sobre cuestiones sensibles. Tu terapeuta sabe lo que hace.

Un psicólogo es un profesional con la titulación oficial universitaria de graduado en psicología y que, además y de forma obligada para habilitarse como profesional sanitario y poder ejercer en el ámbito de la salud, ha realizado el Máster en Psicología General Sanitaria o la especialidad de psicólogo clínico por medio de la formación PIR (Psicólogo Interno Residente). El psicólogo se dedica al tratamiento de los problemas relacionados con la salud mental por medio de la psicoterapia y la aplicación de técnicas específicas.

El psiquiatra es un profesional sanitario que cuenta con la titulación oficial universitaria de medicina y que, además, tiene la especialidad de psiquiatría por medio de la formación MIR (Médico Interno Residente). El psiquiatra es un médico y, por lo tanto, abordará los problemas relacionados con la salud mental desde una aproximación médica, pudiendo recurrir al tratamiento con psicofármacos. En algunos casos el psiquiatra se forma también para poder ejercer la psicoterapia.

Un coach es una persona que cuenta con formación no necesariamente universitaria sobre aspectos muy específicos, como por ejemplo la motivación personal. Sobre esos aspectos asesora a terceros. Un coach no es un profesional de la salud mental y en ningún caso está habilitado para llevar a cabo una psicoterapia ni para recomendar el uso de fármacos.

Este es un miedo frecuente que hace que muchas personas no pidan la ayuda que necesitan.  Un elemento muy importante en la psicoterapia es propiciar un ambiente de confianza, en el que el paciente pierda poco a poco la vergüenza y pueda avanzar a lo largo de las sesiones. De eso nos encargamos nosotros. No debes preocuparte, serás atendido por profesionales que están preparados y acostumbrados a lidiar con todo tipo de situaciones.

Absolutamente todo lo que se trate en las sesiones y cualquier información personal del paciente es de carácter confidencial, tal y como viene recogido en el código deontológico de la psicología. De esta forma, el deber ético del terapeuta le obliga a mantener el secreto profesional, que es una manera de proteger al paciente y la información que ofrece al terapeuta en el marco de la relación de confianza establecida. Con ello, el psicólogo tiene la obligación de salvaguardar la privacidad e intimidad del paciente.

Tomar medicación no es un requisito para la psicoterapia. En ningún caso el psicólogo puede recomendar el uso de fármacos, ya que esto es una función que compete al médico. Si el psicólogo lo estima oportuno puede recomendar una evaluación por parte de un psiquiatra, que se encargará de valorar tu situación y, en caso de considerarlo necesario, puede recurrir al tratamiento con psicofármacos como complemento a tu psicoterapia.

 

De igual manera, si acudes al psiquiatra éste puede recomendarte acudir a un psicólogo para abordar tu problema de forma conjunta o porque no considere indicado el tratamiento con fármacos.

 

Siempre será el paciente quien decida aceptar o no las recomendaciones que le hagan tanto su psicólogo como su psiquiatra.



Si tienes más preguntas no dudes en contactar con nosotros y las resolveremos.